sábado, 20 de marzo de 2010

...analizandoTé

No recuerdo bien cómo fue exactamente, ni quien se decidió, pero el caso es que finalmente el domingo pasado quedé con Té. Esperaba sentirme nerviosa, tenía más que asumido que al principio no sabríamos qué decir... pero nada de eso. Las mariposas no despertaron en mi estómago, así que dormí perfectamente toda la noche -incluso me eché la siesta-, y cuando subí a su coche enseguida encontramos algo de lo que hablar. Evitábamos los momentos de silencio prolongado hablando de cualquier cosa y nos reímos bastante de camino al pub donde veríamos un monólogo.


Cuando llegamos al lugar todavía teníamos una hora por delante para conocernos y contarnos la vida, así que nos acomodamos en una mesa y así pasamos el rato. Tuve tiempo de examinarle y hacerme una idea sobre su persona: algo tímido (aunque lo disimuló bastante bien), muy selector con sus amistades, familiar, buen compañero y sincero. Pero sin duda, lo que más me gustó de Té es que habla mirando directamente a los ojos, los cuales tiene muy expresivos. De pronto se apagaron las luces y empezó el espectáculo: un monólogo muy completo y divertido (chistes, magia, sombras chinas, participación del público, etc.). Nada más terminar decidimos volver, ya era hora de cenar y el chico solo había dormido tres horitas esa noche, así que me llevó a casa y pusimos punto final a nuestra primera cita. No hubo broche de oro, si es lo que esperábais, pero fue suficiente con un "me lo he pasado muy bien esta tarde..." en boca de ambos. Lo cierto es que se pasó rápido, supongo que eso es buena señal.


Ahora viene el ¿y qué pasó después? Pues bien, desde aquel día no sé nada de él. Pero todo tiene una explicación, tanto él como yo hemos estado ausentes por motivos de trabajo y porque las fallas absorven a uno tanto de día como de noche. Vamos, que no es algo que me preocupe, la verdad; me preocupa más otra cosa... Tenemos un amigo en común que no ha parado de interrogarme estos días en plan: ¿qué intenciones llevas con Té, porque yo ya he oído campanas..?, ¿ha surgido la magia?, ¿vais a quedar más?, ¿te gusta?, bla, bla, bla. Y a mí esas cosas me agobian y me saturan. Por ahora no llevo ninguna intención con Té, no ha surgido la magia y no, no tengo ningún inconveniente en seguir quedando con él. Pero es que me lo conozco y este amigo tiene otra concepción de la amistad diferente a la mía: para él, el hecho de quedar a solas con una persona del sexo opuesto ya significa que quieres algo más con ese alguien. No es mi caso, no es como yo pienso, no es mi intención (al menos de primeras). Yo soy digamos que más clásica en ese aspecto y necesito conocer bien a la persona para saber lo que siento.


Y claro, cuando empezó a preguntarme, di por hecho que Té le habría hablado de mí o no sé... pero cuando me paré a pensar caí en que lo más seguro es que esté haciendo lo mismo con él y no me gusta nada porque pueden pasar dos cosas:


1. Que finalmente se agobie y se distancie de mí.

2. Que se piense que a mí me gusta y por eso le interroga, lo cual no es cierto.


He pensado en hablar con mi amigo para dejarle las cosas claras y que no se meta en esto, pero también creo que sería conveniente hablar con Té pero claro... ¿cómo se lo digo sin que suene mal?. ¿Qué opináis?


Y bueno, a raíz del interrogatorio de mi amigo he empezado a pensar y la verdad es que me noto reticente a sentir algo. Tengo miedo de equivocarme otra vez. Y a pesar de que necesito a alguien a quien regalar mi tiempo, a quien abrazar, a quien decirle cosas bonitas... pero no quiero precipitarme. No soportaría hacerle daño a nadie, ni mucho menos otra caída en picado.
... así que sin prisas *

2 soplos de aire fresco:

Gotadeagua dijo...

Hay alguna novedad más después de eso?:) un abrazo, y ya sabes q yo te entiendo en cuestiones de miedos...porque estoy parecida. Espero q tengas buen comienzo de semana :)

Miss Poulain dijo...

Paso a paso, amigomono y yo nos llevamos un mes hasta que pasara algo. Aunque con el mis vobraciones eran buenas, tenia miedo de hacerle daño, pero poco a poco se ha ido yendo, despacito y con buena letra :D
UN besote

Publicar un comentario