viernes, 23 de septiembre de 2011

...bang!

Y cuando ya creyó que se había marchado para siempre, aparece con su arma letal cargada de balas y... ¡bang! Dispara. Directo al corazón. 



...Joder, cómo duele * 

2 soplos de aire fresco:

Christina Gainsbourg dijo...

Te conozco desde hace más de dos años, y tú me conoces, aquí y en mi otro blog. Sabes todo lo que me pasó, y sé a ciencia cierta cómo lo estás pasando. Pero también he comprobado, y no hablo de consejos u opiniones lo digo por experiencia, que se acabará pasando. Es difícil, lo sé, creerás que lo has superado pero no será verdad, creerás que nunca lo superarás, te dará mucha pena, pero te prometo, te aseguro, que un día, no sé cuándo porque a cada persona le lleva un tiempo. Lo acabarás superando y aparecerá otra persona, más increíble y serás muy feliz. Un besote bonita.

Jazz bajo un flexo dijo...

Guardar el corazón en una caja, y salir a la calle sin él. Y cuando necesites unos latidos, abres la caja y como un puñado de caramelos los coges. Para tí, o para regalarselos a otra persona. Poruqe no se va por ahí con el corazón bien metido en el pecho sin sufrir.

Por cierto:

http://www.youtube.com/watch?v=YnKKtCFHowI

Todo pasa, pero hasta que no volvemos a comprobarlo, no nos damos cuenta.

Publicar un comentario