lunes, 4 de enero de 2010

Lo hecho está hecho...

En la suite 16 lo que empieza no termina: del mini bar al edén y en muy mala compañía. Era ese sabor en tu piel a azufre revuelto con miel, así que me llené de coraje y me fui a caminar por el lado salvaje. Pensé "no me mires así", ya sé lo que quieres de mí que no hay que ser vidente aquí para un mal como tú no hay cuerpo que aguante...

Lo hecho está hecho. Volví a tropezar, con la misma piedra que hubo siempre. Se siente tan bien todo lo que hace mal y contigo nunca es suficiente.

¿Cómo fue, qué pasó esa noche? Impaciente fueron a llamar a la recepción cuando se quejaban de la 17 (otra vez). No puede ser nada normal acabar eligiendo tan mal: en materia de hombres soy toda una experta siempre en repetir mis errores. No hay ceguera peor que no querer mirar cuando te guardabas el anillo dentro del bolsillo y dejarlo pasar.

Lo hecho está hecho volví a tropezar, con la misma piedra que hubo siempre. Se siente tan bien todo lo que hace mal y contigo nunca es suficiente.


Nunca me sentí tan fuera de lugar, nunca tanto se escapó de mi control; pero todo en este mundo es temporal. Lo eres tú y lo soy yo, en eso no decido yo.















1 soplos de aire fresco:

Miss Poulain dijo...

Durante un tiempo... tuve esa canción en mi nick :D

UN beso

Publicar un comentario