viernes, 18 de junio de 2010

...destino dos*

Cuando algo que te hacía mucha ilusión tarda en llegar vas perdiendo la esperanza por el camino, e incluso llegas a autoconvencerte de que nunca llegará. Cuando ya planeas tu futuro, independientemente de ese algo, entonces... ¡SUCEDE!

Antesdeayer estaba convencida de que no me iban a dar la beca Séneca que pedí hace dos meses. De hecho, el próximo martes iba a cancelar la petición porque no podía retrasarlo más... el mes que viene me voy a trabajar y no iba a poder encargarme de todo así que ya había perdido la esperanza. No pasa nada, pensaba, me quedo y termino aquí la carrera, tengo trabajo, tengo dinero, tengo amigos, tengo familia, tengo casa... Perfecto autoconvencimiento.

Pero cuál fue mi sorpresa ayer cuando abro el correo y ahí estaba, la resolución de la beca. Busqué mi nombre sin muchas ganas ¡y ahí figuraba! Deberíais haber visto el panorama: mi madre botando de alegría y de emoción y yo sentada frente al ordenador en estado de shock. No podía pensar en otra cosa que en toda la gente que dejaba aquí "tirados" (mi alumno, las nenas que recojo del cole...), no estaba muy segura de querer irme AHORA. Por suerte, mi madre me convenció; tiene razón, es una oportunidad irrepetible y me arrepentiré si no voy. Quienes se quedan sabrán apañárselas sin mí pero... ¿y yo sin ellos?

Estoy acobardada pero ya he tomado la decisión: Mallorca me espera. Si en su día estaba tan ilusionada por algo sería, ¿no? Así que a mirar pisos como una loca y a ir zanjando temas.





...Si ya lo decía yo,
lo imposible solo tarda un poco más en llegar *

2 soplos de aire fresco:

Amanda dijo...

Enhorabuena!!

:)

Amanda dijo...

Disfruta la experiencia!

Me gusta eso de que lo imposible sólo tarda un poco más en llegar...

pd: Juraría que yo ayer te dejé un comentario ya en esta entrada...

Publicar un comentario